Skip to main content

Controlar la humedad del suelo es un factor clave a la hora de llevar a cabo una plantación y posterior cosecha, exitosa independientemente del cultivo con el que nos encontremos. Un suelo con falta de humedad o humedad por exceso ya no solo puede condicionar en el crecimiento de cualquier planta, si no también puede provocar que el cultivo no evolucione y he aquí dónde tengamos un grave problema. La implementación de sensores de humedad del suelo es una práctica bastante común en el sector agrícola.

En líneas generales, un dispositivo de sensor de humedad del suelo es un aparato equipado con un sensor capaz de medir la temperatura y la humedad del suelo.  Dicho sensor suele está ubicado al final de un cable que dispone de una carcasa impermeable y el interior se encuentra protegido con resina.

Los sensores de humedad del suelo lo que hacen es medir una señal eléctrica que calcula la cantidad de agua que hay en ese momento en el suelo, o lo que es lo mismo permite determinar el volumen de agua almacenado en el suelo después de un riego o de una o varias jornadas de lluvia. Por lo que saber el consumo de agua por el cultivo determinará en buena medida la eficiencia del riego.

Los sensores de humedad del suelo son diferentes a otros muy usados en el sector agrícola. Un ejemplo de los más utilizados son los sensores de potencial mátrico, estos lo que analizan es el agua en el suelo disponible para la planta que es algo diferente.

Así funcionan sensores de humedad del suelo

Aunque hay diferentes modelos, prácticamente todos los sensores de humedad disponen de una estructura similar (además de poder comprarlos online en este enlace) Ésta es una sonda con electrodos en un extremo aparte de un sistema de excitación y captura de información. Estos electrodos se insertan en el suelo y pueden llegar hasta los 90 cm.

Los sensores de humedad basan su funcionalidad en la medición de técnicas como la reflectometría de dominio en tiempo (TDR), la capacitancia (FDR) y la conductividad eléctrica aparente (CE). Todas ellas mediciones que se convierten a valores de humedad volumétrica mediante una calibración.

Y tras le medición, ¿qué hay que hacer con la información que nos aportan los sensores de humedad del suelo? Cuando el suelo está completamente seco (0% humedad), los espacios que quedan entre los sólidos están formados exclusivamente de aire. Cuando el suelo va acumulando agua, estos huecos se van llenando, desplazando el aire hasta que todos los huecos se han llenado de agua y no queda aire, esto es el estado de saturación, y va desde un 30% a un 50% de humedad para suelos arenosos y arcillosos respectivamente.

Para que tengas un punto de referencia: las mediciones rara vez pasarán del 50% de contenido en agua en suelo, ya que, en caso contrario, estaríamos hablando prácticamente de “tierra contenida en agua”.

La instalación correcta de los sensores de humedad del suelo

Una buena instalación de los sensores de suelo es la parte más crítica si se pretende obtener datos rigurosos y la mejor referencia sobre sus riegos. A continuación se indica cómo hacer la mejor instalación de sus sondas de suelo.

Primero. Elija una zona de  suelo representativa de su cultivo. Trate de evitar los márgenes del sector en la medida de lo posible. Haga un agujero con una azada o barrena a la profundidad donde desee obtener la medida.

Segundo. Clave el sensor preferiblemente en horizontal como se muestra en la imagen. Si nota que el sensor tropieza con alguna piedra, retire el sensor y vuelva a intentarlo.

Primero, segundo

Tercero. Devuelva la tierra extraída compactando suavemente alrededor del sensor para evitar bolsas de aire.

Cuarto. El sensor debe quedar justo debajo del gotero para medir el centro del bulbo húmedo. Utilice fijadores para evitar el desplazamiento del punto de gotero con respecto al sensor

Tercero, cuarto

 

Importante: Si se opta por instalar el sensor en otro punto que no coincida con la vertical del gotero, se recomienda utilizar SIEMPRE esa referencia cuando se realice una nueva instalación. Comprobar que el gotero NO ESTÉ OBSTRUIDO y NO PUEDE DESPLAZARSE

Por regla general, los equipos de medición traen una curva de calibración genérica, aunque si se requieren mediciones más precisas, es necesario contar con curvas de calibración para cada suelo. Además, la calibración normalmente se realiza en un laboratorio de física de suelos.

Aunque para una buena precisión de la humedad del suelo, es necesario contar con varias mediciones -más que nada porque el suelo está en constante variación-, las ventajas de contar con sensores de humedad del suelo para cultivos son muchas.  No solo requieren de poco mantenimiento, son fáciles de instalar y utilizar si no que permiten realizar mediciones con poca alteración del suelo y realizarlas éstas de manera continua durante varios ciclos del cultivo.

Sergio Delgado Martorell

Sergio Delgado Martorell

Periodista y consultor en marketing con 10 años de experiencia trabajando para empresas del sector agrícola y tecnológico. Aportando contenido y soluciones, tanto informativas como de posicionamiento, para empresas del sector. Apasionado del mundo tecnológico y su aplicación en la mejora de la gestión y la comunicación del sector agrícola

Leave a Reply