Skip to main content

Tal vez creas que ha habido un incendio cerca y, por eso, te has levantado con una parte de tus cultivos con ceniza en las hojas. Sin embargo, te recomendamos desde Prismab que compruebes que realmente es esto lo que ha sucedido, ya que puede que se trate de un hongo que puede echar por tierra todo el trabajo de varios meses. Estamos hablando de la enfermedad del oídio que hoy vas a conocer.

Enfermedad del oídio, ¿de qué se trata?

La enfermedad del oídio es un hongo cuya apariencia es similar a la ceniza. Por eso, puede que se te pase por alto hasta que una gran parte de tu plantación se ve afectada por él. Aunque es habitual durante la primavera, momento en el que debes estar muy atento, en ocasiones, puede darse en verano y en otoño. Por lo tanto, es fundamental que sepas qué es para que puedas combatirlo con la mayor eficacia posible.

Cuando la enfermedad del oídio afecta a tu plantación, pronto se diseminará. Esto lo hará gracias al viento que permite que las esporas del hongo pasen a las plantas cercanas y, así, sucesivamente. Las hojas son las principales afectadas, pero el hongo también llega hasta las ramas y los frutos. Por lo tanto, si puedes prevenirlo mucho mejor y si acabas de detectarlo tu cometido será ponerle freno para evitar el desastre.

En el momento en el que tu cosecha se cubre de esos tonos grisáceos dejarán de hacer la fotosíntesis o, al menos, su capacidad se reducirá. Llegará un punto en el que el hongo se haya extendido tanto que las plantas ya no puedan recibir la luz del sol y, por ende, terminarán muriendo. Esto puede ser realmente nefasto y, por ello, es muy importante que sepas qué plantaciones son más propensas a sufrirlo.

¿Qué plantaciones son más susceptibles?

Es verdad que todas las plantaciones pueden ser susceptibles de verse afectadas por un hongo como este, pero la enfermedad del oídio tiene cierta predilección por las flores, los frutales y los cultivos óptimos para un huerto. Nos referimos, por tanto, a rosales, begonias, manzanos, melocotoneros, sandías, tomates y fresas. Estos son solo algunos ejemplos, pero hay muchos más a los que conviene que les prestes atención.

¿Cuál es la mejor manera de prevenir esta enfermedad?

Puede que a pesar de todas las medidas de prevención que existen tu cultivo termine afectado por la enfermedad del oídio. Y es que siempre hay muchos factores que intervienen en esto. Pero, si tienes una cosecha vulnerable de poder padecerlo, nunca está de más que intentes lo siguiente. Puede ayudarte más de lo que crees y en el caso de que el hongo aparezca lo detectarás con el tiempo suficiente para frenarlo.

  • Controla la humedad: los hongos y la humedad se llevan muy bien, y es que suelen desarrollarse en estas condiciones. Si utilizas un riego por aspersión vigila que esta no se exceda de los parámetros óptimos. Esto lo puedes hacer sin problemas gracias a la tecnología que encontrarás en Prismab.
  • Modera el uso de los químicos: otro de los factores que pueden propiciar la aparición de la enfermedad del oídio es el abuso de los tratamientos químicos. Con la tecnología Prismab podrás, también, tener un mayor control sobre ellos y, así, impedir que la enfermedad del oídio termine afectando a tus plantas.
  • Abona solo lo justo y necesario: para ello, nuestros sensores de suelo te vendrán muy bien y es que puede que estés invirtiendo en demasiado abono cuando tu terreno no demanda tanto. Por ello, controla esto, pues puede propiciar la aparición de la enfermedad del oídio, algo que debes evitar.

La enfermedad del oídio ya me ha afectado, ¿qué hago?

Puede que estés leyendo esto y que la enfermedad del oídio ya haya aparecido en tu plantación. En el momento en el que esto sucede hay varias opciones que debes considerar. La primera es que debes tener en cuenta que puede que se haya diseminado, aunque tú solo veas unas cuantas plantas afectadas. Por lo tanto, si puedes cercar a las que estén más próximas a ellas para ver su evolución, mejor.

Asimismo, hay tratamientos antifúngicos que pueden ser muy nocivos, aunque eficaces. Te recomendamos que tengas algunos de nuestros sensores para que tu terreno se pueda mantener en buenas condiciones y sepas si tus plantas se están recuperando o ya no lo van a hacer. A veces, es mejor desechar esas que están enfermas y no esperar a que contaminen a las demás. Pero, la decisión será tuya.

Lo mejor es siempre la prevención y esto es algo que solamente puedes lograr gracias a la tecnología. Pues un control del estado del suelo y de los cultivos total solo se puede conseguir con este tipo de ayuda. Si necesitas prevenir que tu cosecha se eche a perder por la enfermedad del oídio, echa un vistazo a lo que encontrarás en nuestra web de Prismab. Estamos seguros de que muchos de nuestros sensores te serán de gran ayuda.

Sergio Delgado Martorell

Sergio Delgado Martorell

Periodista y consultor en marketing con 10 años de experiencia trabajando para empresas del sector agrícola y tecnológico. Aportando contenido y soluciones, tanto informativas como de posicionamiento, para empresas del sector. Apasionado del mundo tecnológico y su aplicación en la mejora de la gestión y la comunicación del sector agrícola

Leave a Reply