Skip to main content

¿Por qué el magnesio es tan importante?

El magnesio es muy importante para las plantas porque es el responsable de la producción de clorofila. Por lo tanto, es vital tanto para su desarrollo como para su crecimiento. Sin magnesio cualquier plantación terminará muriendo, echando por tierra toda la inversión que hayas hecho.  Por lo tanto, hay que vigilar muy bien la carencia de magnesio en las plantas para solucionar esto lo antes posible.

Lo que hace el magnesio, además de lo mencionado, es ayudar a la síntesis de azúcares en plantas. Esto es lo que les permite desarrollarse y crecer de manera adecuada. Gracias a esto, se les proporciona el equilibrio óptimo de minerales esenciales. Pero ¿cómo puedes saber que hay una carencia de magnesio en las plantas y cómo puedes solucionar esto? A continuación, lo veremos.

Síntomas de carencia de magnesio en las plantas

Lo que debes hacer para detectar precozmente la carencia de magnesio en las plantas es fijarte en las hojas más bajas. Estas se volverán de un color amarillo con unas puntas que destacarán por su color marrón. Si no resuelves este problema a tiempo, se extenderá por el resto de las plantas afectando incluso a los brotes que estén por salir. Al final, toda tu plantación terminará muriendo.

Las manchas rojas en las hojas viejas también son un síntoma de la carencia de magnesio en las plantas y cuando los brotes están afectados estos pueden volverse de un color violeta. Para ponerle freno conviene revisar el aporte de magnesio que están recibiendo las plantas con un sensor de suelo. En PRISMAB tenemos algunos de ellos.

Hay muchos factores que incluyen en la carencia de magnesio en las plantas como un pH del terreno alterado, los suelos demasiado secos (algo que ocurre con frecuencia en verano) o la propia carencia de magnesio en el suelo. Hay algunos terrenos que son muy poco ricos en este mineral y esto puede repercutir negativamente en la plantación. Pero, afortunadamente, se puede solucionar tomando medidas.

La carencia de magnesio en los cultivos hidropónicos

Hay que tener especial precaución con los cultivos hidropónicos que son aquellos que no necesitan un suelo para poder crecer y desarrollarse hasta su recolección. La albahaca, lavanda, tomate o lechuga son algunos ejemplos de cultivos hidropónicos y lo que les ocurre es que corren mayores riesgos de sufrir una carencia de magnesio. Prestar mucha atención al pH y a los abonos es fundamental para evitar esto.

La tecnología facilita mucho el control de los cultivos y es que los sensores que  puedes encontrar en PRISMAB te pueden ayudar  a olvidarte de la carencia de magnesio en las plantas. Detectada a tiempo y con el apoyo de fertilizantes y abonos, los cultivos recuperarán otra vez su vitalidad para que puedan seguir adelante. Además, los sensores de riego también pueden ayudar a evitar la pérdida de magnesio.

A veces, un exceso de agua (algo que puede suceder en las épocas más calurosas) pueden contribuir a la carencia de magnesio en las plantas. Para evitar que esto ocurra, los sensores de riego ayudan a controlar mejor la cantidad usada para hidrolizar los cultivos y evitar ese exceso de agua que, en ocasiones, también favorece la aparición de plagas. La tecnología es una herramienta muy útil si estás buscando soluciones.

Hojas que se vuelven amarillas, extremos que se tornan de color marrón… Todo esto es un indicativo de la carencia de magnesio en las plantas. Si no lo tratas a tiempo, al final, toda la plantación se verá afectada. Pues el avance de la deficiencia de magnesio evolucionará sin que nada la detenga. Por ello, conviene que conozcas con mayor profundidad por qué esto sucede y de qué manera le puedes poner solución.

¿Por qué el magnesio es tan importante?

El magnesio es muy importante para las plantas porque es el responsable de la producción de clorofila. Por lo tanto, es vital tanto para su desarrollo como para su crecimiento. Sin magnesio cualquier plantación terminará muriendo, echando por tierra toda la inversión que hayas hecho.  Por lo tanto, hay que vigilar muy bien la carencia de magnesio en las plantas para solucionar esto lo antes posible.

Lo que hace el magnesio, además de lo mencionado, es ayudar a la síntesis de azúcares en plantas. Esto es lo que les permite desarrollarse y crecer de manera adecuada. Gracias a esto, se les proporciona el equilibrio óptimo de minerales esenciales. Pero ¿cómo puedes saber que hay una carencia de magnesio en las plantas y cómo puedes solucionar esto? A continuación, lo veremos.

Síntomas de carencia de magnesio en las plantas

Lo que debes hacer para detectar precozmente la carencia de magnesio en las plantas es fijarte en las hojas más bajas. Estas se volverán de un color amarillo con unas puntas que destacarán por su color marrón. Si no resuelves este problema a tiempo, se extenderá por el resto de las plantas afectando incluso a los brotes que estén por salir. Al final, toda tu plantación terminará muriendo.

Las manchas rojas en las hojas viejas también son un síntoma de la carencia de magnesio en las plantas y cuando los brotes están afectados estos pueden volverse de un color violeta. Para ponerle freno conviene revisar el aporte de magnesio que están recibiendo las plantas con un sensor de suelo. En PRISMAB tenemos algunos de ellos.

Hay muchos factores que incluyen en la carencia de magnesio en las plantas como un pH del terreno alterado, los suelos demasiado secos (algo que ocurre con frecuencia en verano) o la propia carencia de magnesio en el suelo. Hay algunos terrenos que son muy poco ricos en este mineral y esto puede repercutir negativamente en la plantación. Pero, afortunadamente, se puede solucionar tomando medidas.

La carencia de magnesio en los cultivos hidropónicos

Hay que tener especial precaución con los cultivos hidropónicos que son aquellos que no necesitan un suelo para poder crecer y desarrollarse hasta su recolección. La albahaca, lavanda, tomate o lechuga son algunos ejemplos de cultivos hidropónicos y lo que les ocurre es que corren mayores riesgos de sufrir una carencia de magnesio. Prestar mucha atención al pH y a los abonos es fundamental para evitar esto.

La tecnología facilita mucho el control de los cultivos y es que los sensores que  puedes encontrar en PRISMAB te pueden ayudar  a olvidarte de la carencia de magnesio en las plantas. Detectada a tiempo y con el apoyo de fertilizantes y abonos, los cultivos recuperarán otra vez su vitalidad para que puedan seguir adelante. Además, los sensores de riego también pueden ayudar a evitar la pérdida de magnesio.

A veces, un exceso de agua (algo que puede suceder en las épocas más calurosas) pueden contribuir a la carencia de magnesio en las plantas. Para evitar que esto ocurra, los sensores de riego ayudan a controlar mejor la cantidad usada para hidrolizar los cultivos y evitar ese exceso de agua que, en ocasiones, también favorece la aparición de plagas. La tecnología es una herramienta muy útil si estás buscando soluciones.

Sergio Delgado Martorell

Sergio Delgado Martorell

Periodista y consultor en marketing con 10 años de experiencia trabajando para empresas del sector agrícola y tecnológico. Aportando contenido y soluciones, tanto informativas como de posicionamiento, para empresas del sector. Apasionado del mundo tecnológico y su aplicación en la mejora de la gestión y la comunicación del sector agrícola

Leave a Reply